Artículos

El Chi Kung Interno en la terapéutica argentina

Gaucho

Desde el neolítico chino, e incluso desde el paleolítico tardío, el Chi Kung ha evolucionado en un incontable abanico de vertientes, siendo las más extendidas sus modalidades Taoísta, Budista, Confuciana, Lamaísta, Campesina, de Guerra, Patriótica y Terapéutica, en las que pervive el espíritu de las más antiguas danzas y mitos. Incluso al día de hoy, todo Extremo Oriente abunda en antiquísimas danzas folklóricas aplicadas a la remoción de tal o cual enfermedad, siendo que varias etnias cuentan con un verdadero botiquín coreográfico donde se combinan fisiatría, depuración, sudación y “acupuntura en movimiento”.


En cuanto a la Republica Argentina, el Chi Kung aún posee una clara naturaleza externa. Es decir, se confía en que mediante diversos ejercicios fisiomecánicos y performances psicosomáticas podrá despertarse el tesoro del Chi escondido en nuestro interior para mejorar la salud general; o bien para abrir las ventanas del cuerpo, de modo que el “chi” del Universo lo transmute atravesándolo; o bien para expandir las fronteras del cuerpo hasta hacerlas coincidir con el Absoluto (“Fusión”, “Iluminación”, “Samadhi” o “Disolución del Yo”) y lograr que la persona funcione en concordancia con el ritmo del Universo, del Tao, de Buda o de Dios según la finalidad buscada.

No obstante las buenas pretensiones, los resultados finales de las modalidades externas suelen quedar a una apreciable distancia de las expectativas iniciales, acotándose por lo general a los de una beneficiosa gimnasia pasiva (siempre y cuando los ejercicios se sepan prescribir, lo cual no suele ser la regla). Esto es así porque confiar en las solas rutinas de ejercicios y posturas para fines de auténtica transformación es como pretender que las espigas crezcan más rápido tironeando de ellas todos los días. Debemos agregar que, en ese sentido, la pretensión de algunas asociaciones internacionales ‘políticamente correctas’ con sede en China ha contribuido no poco a este emprobrecimento gimnástico, merced a sus intentos de oficialización y standarización de un arte cuya naturaleza escapa a todo corset regulatorio o legislativo.

Paradójicamente, en manos de un auténtico maestro interno, el arte de Chi Kung constituye un río de bondades para la integridad física, psíquica y espiritual de la persona: A partir de una mente que ha ido soltando sus contenidos hasta aquietarse, se pone en marcha una respiración por nariz, boca, poros y orificios del cuerpo que puede absorber un hálito vital precioso (“qi” o “chi”) y expeler un hálito vital pernicioso (“xie chi”). Eficientes almacenes de hálito vital (“Dan Tian” o “Campos de Cinabrio”) atesoran el precioso Chi y lo recirculan por vías de irrigación (“jing-luó”) a través de un organismo relajado. Una mente aquietada de manera tal que ahora puede contemplar estas vías, dirige el Chi por ellas con la suavidad de la Brisa soplando en la Niebla. Serenas posiciones y movimientos espontáneos acomodan estas vías para que el Chi alcance una irrigación eficiente en cada célula del organismo. Ventanas o “aldeas” que comunican el cuerpo con el medio exterior (“chings” o “qifú”, popularizados como “puntos de acupuntura”) son enriquecidas por el Chi y optimizan sus funciones de nutrición y depuración.
De esta manera, el Chi Kung Interno va de adentro hacia fuera, de la Mente a los Movimientos, del Interior al Exterior, pudiendo considerarse una verdadera “acupuntura de la conciencia” con todas las bondades que ello implica.

Tai Chi en silla de ruedas

Por todo ello, aprovechar las bondades del Chi Kung para toda edad y condición implica ir más allá de los limitantes y a veces exigidos movimientos externos, apuntar a las formas internas donde el movimiento jamás excede los alcances de la conciencia, y aún tener en claro ciertos principios diferenciados en cuanto a cultura, filosofía, fisiología y patogénesis de Occidente y Extremo Oriente, dado que en muchísimos casos es imprescindible hilar fino: Si la mente del argentino es naturalmente inquieta, su cerebro muy irrigado y su cuerpo rico en reservas grasas no debe extrañarnos que los ejercicios tradicionalmente chinos de “respiración inversa” (presionar el vientre al inhalar, relajarlo al exhalar) produzcan muy a menudo hipertensión y cefaleas. O que sus tan aconsejados ejercicios en posiciones bajas produzcan trastornos vasculares y taquicardia en personas obesas. O que los movimientos articulares exagerados liberen cantidad de cristales de urato hacia el torrente sanguíneo, produciendo fiebres y todo tipo de malestares en personas aquejadas de enfermedades reumáticas crónicas.

Recordemos que la alimentación china es harto carente en grasas, carnes y glúcidos (nuestro tradicional dulce de leche para ellos es “patógeno”), que sus cuerpos son mas pequeños y ágiles que los nuestros, y que todos los chinos se trasladan usualmente caminando o pedaleando grandes distancias, por lo que para ellos la hipertensión, obesidad y varicosis han sido trastornos históricamente raros.

Por ello, tampoco es extraño que gran cantidad de practicantes adultos de nuestras ciudades -cuyos músculos, articulaciones y densidad ósea se han desarrollado toda la vida sentándose, descansando y viajando según un esquema de confort europeo- tengan serios problemas para sentarse a meditar 30 minutos sobre el suelo con las piernas cruzadas, optando muy a menudo por abandonar la práctica.

Si bien en nuestro país muy pocos (lamentablemente) nos dedicamos a la enseñanza del Chi Kung Interno, nos vemos harto reconfortados con los cambios que experimentan sus cultores. Desarrollo de la propia identidad, vocación, voluntad, decisión, devoción, serenidad, intelecto, virtud, coherencia, estado anímico, salud física son testimonios comunes entre los practicantes. No obstante, uno de los flancos comúnmente requeridos es de la salud, especialmente por personas que han derivado sus médicos y psicoterapeutas. Si bien la buena salud es una de las tantas consecuencias de la adecuada práctica del Chi Kung Interno, debimos abocarnos también a este solicitado aspecto adaptándolo a las necesidades locales.

Lejos, pues, quedaron los cuerpos de ejercicios dictados externamente en China para “malaria”, “escorbuto”, “nematelmintos” o “pene frío”, y en su lugar se afinaron, hasta convertirse en verdaderos programas de formación, las “fórmulas” de ejercicios internos que podían acompañar los tratamientos de personas derivadas por los médicos en Buenos Aires. De esta manera el Chi Kung Interno comenzó a aplicarse a hipertensión, cardiopatías, hepatopatías, síndrome vertiginoso, síndrome de pánico, stress, depresión, nerviosismo, insomnio y diversos trastornos que encabezan las tasas de morbilidad de nuestro país, especialmente en las zonas urbanas.

Si bien en Argentina –por variadísimas razones- no existen metodologías precisas para obtener buenas estadísticas, algunos índices son útiles a la hora de confrontarlos con experiencias propias y adecuar programas coherentes.

Buenos Aires_Obelisco

La Organización Mundial de la Salud revela que las patologías del corazón, los tumores malignos y las enfermedades cerebrovasculares constituyen las 3 principales causas de muerte en Argentina, seguidos por los accidentes de tránsito como la 4ª causa.

A su vez, el informe de la Dirección de Estadísticas e Información en Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Naciónrevela que las patologías Cardiovasculares, el Cáncer, las enfermedades Respiratorias y los Accidentes de tránsito encabezaron las causas de muerte durante el año 2009, siendo que no deja de alarmar el 4º puesto de las patologías mal diagnosticadas (véase el cuadro estadístico). En cuanto a los índices de morbiliidad, la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo 2006, implementada por el Ministerio de Salud con el objeto de establecer políticas de acción, reveló que al 34,7% de los encuestados se le detectó Hipertensión durante al menos una consulta, el 27,9% manifestó tener Colesterol elevado y el 11,9 % de quienes se controlaron alguna vez la glucemia (56,8 % de los encuestados) padecía Diabetes.

También las enfermedades reumatológicas están muy instaladas. LaSociedad Argentina de Reumatología advierte que aproximadamente un 1 % de la población padece tan solo de Artritis Reumatoidea (unas 350.000 personas) sin contar las afectadas por otras patologías reumáticas. En cuanto a la Obesidad, la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistasposee datos que revelan que más del 30 % de la población padece de sobrepeso, mientras que la OMS afirma que en el 2010 la República Argentina alcanzó el record latinoamericano de Obesidad infantil, con un indice de prevalencia del 7,3 % entre los niños menores de 5 años.

Principales causas de mortalidad en la República Argentina
Fuente: Ministerio Nacional de Salud
Dirección de Estadísticas e Información en Salud (DEIS). 2009

Nº de Orden
Causa
Nº de Defunciones
Patologías del sistema circulatorio (Coronarias, Hipertensión, Cerebrovasculares, Ateroesclerosis)
90.379
Tumores malignos y de comportamiento desconocido
59.553
Patologías Respiratorias
43.497
Patologías mal definidas o desconocidas
24.721
Causas externas (accidentes de tránsito y otras)
20.009
Enfermedades infecciosas  y parasitarias
13.604
Patologías urogenitales
8.457
Diabetes Mellitus
7.745
Hepatopatías
4.981
10º
Enfermedades durante el período perinatal
4.724
11º
Malformaciones congénitas
2.797
12º
Trastornos mentales
2.594
13º
Trastornos metabólicos
1.681
14º
Apendicitis, Hernias abdominales y obstrucción intestinal
1.377
15º
Alzheimer
1.353
16º
Anemia y desnutrición
1.124
17º
Meningitis
347
18º
Embarazo, Parto y Puerperio
322

Como tal, y en base a la cosmovisión china del Ser Humano, conformado por el sistema Jing-Luó (“Viajeros y su Red colateral”), que explica cómo el hombre es bordado por el Cielo y la Tierra en la trama del Universo y cómo sus principales “hebras” construyen los órganos y tejidos (todo lo cual es base de la medicina tradicional china), debimos ir ampliando las formas inductivas, filosofía, poesía y simbología del Chi Kung Interno hacia los nuevos requerimientos.

De esta manera, se enfatizaron nuevas y bellas “fórmulas” de ejercicios, sin sacrificar su simbología y poesía. Podríamos brindar muchos ejemplos, pero debemos elegir y uno de ellos es la “formula” que combina “Cambiar de lugar a los Dioses Celestiales (estrellas)”, “Peregrinar por el Mundo” y “Convocar al Dragón a salir del Lago” para acompañar tratamientos gastrointestinales, en virtud que los trastornos hepáticos constituyen la 9ª causa de mortalidad según el DEIS.

Cuando “Cambiamos de lugar los Dioses Celestiales” se induce a una vivencia muy solemne de comunión entre el hombre rústico y ciertas estrellas muy importantes en la mitologia asiática, para que un brazo extendido ingrese respetuosamente al “Cielo” y el otro asiente devotamente a la Deidad-Estrella en la “Tierra”, de modo que las “hebras” Taiyin y Yangming, que corren entre los 1º y 2º dedos de manos y pies, se estiren a su propio ritmo de “chi” y reconstituyan adecuadamente el Bazo, Páncreas, Estómago e Intestino Grueso.

A su vez “La Peregrinación por el Mundo” se vincula al Imperio (o sea el Mundo, para los antiguos chinos) donde habitan los 12 Funcionarios imperiales (Órganos). El Hígado es uno de estos funcionarios (General de los Ejércitos) quien tiene a su cargo almacenar la sangre y liberarla de acuerdo a las necesidades del organismo. Aquí la conciencia ayuda al dinámico y bien montado General a distribuir ‘las tropas’ de la sangre y el “chi” entre todos los órganos (especialmente Bazo, Estómago y Vesícula) para su tranquilo y eficiente funcionamiento. Esto provoca una espontánea rotación de las manos por todo el pecho y el abdomen a manera de una gloriosa cabalgata.

Finalmente, al “Convocar al Dragón a salir del Lago” la fuerza y sangre liberados por el Hígado (también llamado el “Dragón Verde”, cuyas patologías se manifiestan en estados cianóticos) alcanza en vuelo majestuoso e ininterrumpido los confines mismos del Imperio, llegando a los tendones (nótese la debilidad muscular que sentimos al estar afectados por hepatopatías).

De esta manera, y sin sacrificar su esencia, los conocimientos y vivencias más solemnes del Chi Kung Interno han podido aplicarse en el Sur del Mundo a resultados muy prácticos, contribuyendo a embellecer aún más este arte nacido en la noche de los tiempos.

Prof. ALEJANDRO DIAZ MANZANELLI
“El Pabellón del Buey Maravilloso”
Director

octubre 15, 2015

Chi Kung Interno y algunas aplicaciones a nuestra Realidad

El Chi Kung Interno en la terapéutica argentina Desde el neolítico chino, e incluso desde el paleolítico tardío, el Chi Kung ha evolucionado en un incontable […]
octubre 15, 2015

¿Qué es “Chi Kung” y “Tai Chi”?

Chi Kung y Tai Chi  Su Naturaleza desde la Escuela Interna Hoy en día mucho se promocionan los beneficios psicofísicos y universales del “CHI KUNG” (también […]